Maria Karla: la profesionalidad del buen arte

Las quinceañeras son como princesas y nosotros somos como
hadas madrinas. Un hada madrina solo les enseña a las princesas
como brillar, porque el brillo, aunque no lo hayan descubierto, siempre lo llevan por dentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *